Anonimato — ¿qué sabemos sobre eso?

   La idea del anonimato no puede sorprender a nadie que haya usado alguna vez las redes sociales, haya dejado comentarios en foros, haya realizado compras en línea, haya leído artículos. Aún más, no puede sorprender a las personas que nunca han usado computadoras o que no navegan por Internet a diario.

     Todo esto sucede por una razón simple: conocimos el anonimato de una forma más simple hace siglos, comenzando por la propiedad privada del siglo XVII, el derecho a la privacidad del siglo XIX y más tarde. El derecho de EE. UU. de la privacidad también se describió como el derecho a quedarse solo: así es como percibimos el anonimato hoy en día en un sentido amplio.

    Anonimato: un estado de no identificación en cualquier proceso de posesión, transferencia o creación de información. La identidad no puede ser revelada a nadie excepto a la persona que posee esta identidad o la representa. Eso es lo que distingue el anonimato de la confidencialidad. Pero, ¿está tan claro?

La ley no está de tu lado

    Casi siempre, si hablamos de una ley local ad hoc sobre el anonimato (y luego quedará claro por qué). Un orden específico puede dar una pista: están nuestros intereses, intereses del grupo social al que pertenecemos e intereses del gobierno.

     En general, el derecho individual al anonimato está reconocido en todo el mundo y está protegido por acuerdos internacionales, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) y la Declaración Universal de Derechos Humanos (PNUD). El anonimato sirve como una oportunidad para expresar sus pensamientos libremente sin posible intimidación, acoso, discriminación y cualquier violación de los derechos humanos. Además, evita el uso no autorizado de información personal que conduce al fraude, robo de identidad, manipulación de opiniones. Las personas pueden decir o publicar cosas que nunca revelarían bajo otras condiciones: el miedo a las represalias generalmente les impide actuar.

    La importancia de la comunicación anónima es imposible de negar; por lo tanto, se crearon e implementaron algunas recomendaciones para respetar la libertad de expresión en diferentes países. Y, sin embargo, Internet y los espacios fuera de línea no ofrecen muchas oportunidades para la publicación anónima. ¿Por qué es esto entonces?

Correcto e incorrecto

      Lo que no se puede controlar puede ser peligroso, ese es precisamente el caso del anonimato. El mensaje o acción que no tiene autor y tiene intenciones dañinas significa que nadie será llevado ante la justicia. Difamación, discriminación, comercio ilegal, organización de ataques terroristas: cuando sucede en línea, ¿a quién culpar? El gobierno tiene una opción "intermedia" en la que la obligación de identificarse restringe la libertad de expresión, pero la ausencia de vigilancia conduce a numerosos casos de comportamiento incontrolado e imprevisto. 

       La creación de un sistema complejo que combine opciones anónimas y procesos de identificación es una tarea complicada. Lo suficientemente complicado como para que hoy no exista ningún país con una variedad de opciones de anonimato y una actitud rigurosa hacia la privacidad. Por lo tanto, la cantidad de datos recopilados sobre cada usuario de Internet o ciudadano, en general, es enorme y se puede utilizar sin la preocupación de la gente.

      Para unirse a la mayoría de las comunidades en línea y fuera de línea, debe identificarse y aceptar los términos de los servicios. De lo contrario, no podrá participar en la vida de la comunidad que ha elegido; las limitaciones legislativas obligan a una persona a realizar un intercambio de información personal para determinados beneficios.

      El anonimato todavía se percibe como una señal de posible peligro que debe ser controlado en todo el mundo (a pesar de las recomendaciones de los comités internacionales al respecto). La única diferencia en el enfoque de los diferentes países está en las formas de limitaciones que requieren. Mientras que Francia controla las operaciones de importación, exportación y conexión con equipos de cifrado, China prohíbe a los usuarios compartir cualquier información sin identificarse. Lo mismo sucedió con las aplicaciones, que impidieron que los usuarios fueran rastreados: los ciudadanos chinos tuvieron que 'despedirse' de muchas aplicaciones VPN en 2017.

Tor — en guardia de todo

    Todos los que alguna vez quisieron no ser rastreados u obtener acceso a información esencial tarde o temprano descubrieron Tor. El navegador anónimo con cifrado multicapa es la primera herramienta que puede encontrar para buscar formas seguras de navegar por Internet. Dejando atrás la tecnología de Tor, nos interesan más sus usuarios: ¿quiénes son?

     Algunas estadísticas: top-5 países Los usuarios de Tor son Rusia, Estados Unidos, Alemania, Indonesia y Francia. Hasta el 20% de los usuarios de Tor son de Rusia, más del 18% de los EE. UU. - resultados inesperados si recordamos que el primer país no es libre, el segundo ofrece libertad de expresión (según Freedom House 2019 resultados). Parece que las personas continúan usando plataformas anónimas independientemente de los derechos declarados que tienen o no tienen, simplemente porque quieren la oportunidad de elegir revelarse o no.

    Más clara es la situación con los países en los que Tor está oficialmente prohibido: el 60% de los usuarios indirectos de Tor son de Irán. A menudo, los servicios anónimos son la única oportunidad de informar a las personas sobre una emergencia, pedir ayuda y obtenerla. ¿Cuál es el poder real de Tor y cómo cambia la vida? Puede consultar aquí - Stephanie Ann Whited explicó por qué no debemos confundir Tor con la plataforma para actividades ilegales (o incluso la web oscura).

Denuncia anónima

    Finalmente llegamos al punto final de la historia sobre el anonimato: denuncias anónimas. Revelar la identidad de las personas que denunciaron delitos puede ser peligroso: los informantes arriesgan su carrera, su reputación y, a menudo, sus vidas. La importancia de la protección de las víctimas se reconoce más evidentemente que la protección general del anonimato. La opción anónima para denunciantes se introdujo oficialmente en la Directiva de la UE de 2019, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) acepta y procesa informes anónimos en los EE. UU., La Ley de Corporaciones en Australia también permite el anonimato desde julio de 2019: cada vez más países se unen al 'anonimato movimiento'.

    La tendencia a proteger la opción del anonimato al menos en algunos ámbitos de la vida cotidiana muestra que es una necesidad: sin informantes, nunca se revelaría información valiosa sobre evasión fiscal, trata de personas, brechas de seguridad. Los problemas surgen cuando se viola el derecho al anonimato: no solo como una medida de censura sino como una nueva interpretación de la ley que existía antes. No tiene ningún sentido, pero el ejemplo estadounidense reciente lo explicó. Un caso de alto perfil del informante que denunció a Donald Trump supuso una amenaza para otros denunciantes anónimos.

    En la investigación en curso, hay una seria demanda de los republicanos al denunciante: esta persona como acusadora original debe comparecer ante el tribunal. Incluso la oportunidad de hablar sobre la divulgación de la identidad del denunciante apunta a la vulnerabilidad de la protección legal para informantes anónimos. El tema más significativo es la ignorancia: la importancia del anonimato no se ha discutido ampliamente, la ley al respecto es ambigua y débil. Cuando se revela la identidad, ni el anonimato ni la confidencialidad tienen valor.

En defensa del anonimato

     Creemos firmemente que los servicios anónimos trajeron más bien que mal a nuestras vidas; los acuerdos internacionales solo confirman que esta creencia es razonable. Aunque no hay esperanzas de implementar opciones anónimas para todos en el futuro más cercano, debemos aumentar nuestra conciencia personal sobre la conexión entre seguridad y anonimato.

     Los conceptos erróneos populares son la clave para una percepción mayoritariamente negativa del anonimato en nuestra sociedad. Pensemos en lo siguiente: las encuestas sociales muestran que más personas se adhieren a la idea de que la policía de identidad reduce la tasa de discursos de odio y acoso en línea. No funciona según lo planeado, porque tenemos un ejemplo de la vida real: la gente puede cometer un delito y no esconde su identidad, discrimina y hostiga con numerosos testigos. El crimen siempre será un crimen, con anonimato o no. El anonimato se trata de muchas cosas: espacio privado, posesión de información personal, acceso a recursos vitales, protección de los derechos humanos. Y sí, a veces sobre el crimen.

Viviendo en la era de las tecnologías, no se olvide de protegerse: existen varios métodos que mantienen su información segura y garantizan su derecho fundamental a la privacidad.

¡Nos pondremos en contacto contigo!
La gestión y el cumplimiento éticos indoloros están a un clic de distancia de usted.
Recuento aproximado de empleados
0
50000
Confirma tu interés
Prometemos no enviarte spam. También nos preocupamos por la confidencialidad y la protección de datos personales.